Son muchas las personas que, antes de contratar una póliza para proteger su hogar, a su familia o su negocio, dudan entre contratar los servicios de una correduría de seguros, o bien remitirse directamente al agente de una compañía aseguradora, o incluso a su entidad bancaria.

Sin embargo, el contar con los servicios de una correduría para la contratación y gestión de un seguro trae consigo numerosas ventajas para quien lo hace. Antes de repasarlas, trataremos de definir que es una correduría de seguros y que trabajo realizan.

• ¿Qué es una correduría de seguros?

Atendiendo a su definición, una correduría es una compañía que ejerce una actividad de mediación entre cliente y aseguradora, sin mantener vínculos contractuales con esta última. Esto quiere decir que la correduría ejerce un papel de intermediario entre las compañías y los asegurados.

Por tanto, la característica principal que toda correduría presenta es su imparcialidad e independencia. Al no existir ninguna relación con las aseguradoras, la correduría se centra en ofrecer a sus clientes las pólizas que mejor se adapten a sus necesidades, ofreciéndoles distintas alternativas u opciones, y ayudándoles, en la mejor forma posible, a elegir la más adecuada entre estas.

Además, la correduría no solo trabaja la contratación de seguros, sino que también asume y ofrece un completo servicio de asesoramiento, tramitación y representación sobre cualquier gestión o incidencia en relación con la póliza contratada por el cliente.

Como detalle, las corredurías son instituciones con más de cien años de historia a sus espaldas. Unas entidades reglamentadas por Ley que exigen a sus trabajadores una formación y requisitos específicos para el correcto desarrollo de sus actividades profesionales.

• ¿Qué ventajas tiene contratar un seguro a través de una correduría?

Entre los muchos motivos por los que una persona puede decantarse por una correduría para asegurar su patrimonio, su hogar o su salud, destacamos los siguientes:

– Objetividad: Una correduría está obligada a ofrecer una información clara y objetiva acerca de las diferentes alternativas con las que cuenta el cliente para contratar una póliza.

– Variedad y ahorro: Al trabajar con compañías de su confianza, las corredurías pueden ofrecer una amplia variedad de productos, en ocasiones, con precios y tarifas exclusivas.

– Protección: En caso de producirse algún problema con la aseguradora, o un siniestro que requiera dar parte al seguro, la correduría velará para que se cumplan todas y cada una de las condiciones pactadas.
– Trato cercano y personalizado: Las corredurías prestan mucha atención a los requerimientos y características de cada cliente para poder ofrecerles justo lo que están buscando.

En cualquier caso, el cliente de una correduría de seguros se beneficia en contar con un grupo de asesores, personas expertas, preparadas y ampliamente formadas, que tramitarán cualquier gestión necesaria y le representarán ante las posibles eventualidades o siniestros que le ocurran.

Como correduría, en Medicación de Seguros Colectivos nos especializamos en el diseño y gestión de planes de seguros para colectivos profesionales. Protegemos el patrimonio de nuestros clientes con un amplio catálogo de compañías especialistas y con tarifas exclusivas. Nuestros más de 25 años de experiencia avalan nuestro servicio y dedicación.

Si deseas realizar alguna consulta o necesitas más información sobre alguno de nuestros productos, ponte en contacto con nosotros.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.